El Orgullo – vs – La Dignidad en el amor

Decidí escribir hoy sobre este tema, porque me parece que existe una gran confusión al respecto. Especialmente cuando se trata del amor. Hay un sin fin de preguntas que aparecen en nuestra mente cuando nos sentimos tocar la raya entre el orgullo y la dignidad.

Es cierto que todos tenemos un grado mayor o menor de orgullo, también es cierto que tener demasiado orgullo es posiblemente la manera más efectiva de asesinar del amor.

Pero, ¿Cuándo es necesario o quizás indispensable marcar esa línea entre el orgullo y la dignidad? ¿Cuándo y porque decidimos que ya no se trata del orgullo sino de nuestra dignidad?

Algunas personas que llegan a nuestra vida, llegan con esa misión – digamos así – de ayudarnos a marcar una clara distinción entre las dos. Quizás esta sea la lección que debemos aprender para llegar a donde necesitamos llegar en nuestra evolución afectiva, tanto propia como de pareja. Entonces esta persona que llega, se convierte en un tipo de espejismo. Por un lado ves las cosas ‘positivas’, estas son fáciles de contemplar. Por el otro lado ves las ‘negativas’, que no son tan obvias de ver al principio. Pero cuando ya has afinado tu percepción lo suficiente, más temprano que tarde las vas a poder reconocer.

Por ejemplo a las personas que se creen tan importantes que tú debes rendirles pleitesía, entender todas y cada una de sus situaciones, traumas y complejos y aceptarlas sin chistear. Simplemente porque así son ellas, así es su vida y no existe posibilidad de cambio en nada de su entorno ya que todo es prioridad, menos tú. Tus necesidades en la relación tampoco son tan importantes ya que han sido ignoradas, por la misma falta de prioridad y el egoísmo.

Esas personas son los que deben decir la última palabra y tienen una profunda necesidad de ser escuchados porque ellos lo saben todo y tienen una explicación para todo. Por supuesto, si tú quieres mantenerte en esa relación debes aceptar sus términos y sus explicaciones, sin titubear.

¡Qué tan equivocadas están estas personas!

Primero que todo hay cosas que no necesitan explicación, ni excusas. En el lenguaje del amor las palabras casi siempre sobran, lo que importan so los hechos.

Algunos de nosotros no entendemos la diferencia entre orgullo y dignidad y me gustaría aclarar algunas cosas.

Pasa que llega un momento en nuestras vidas que nos importa un reverendo pepino lo que esa otra persona piense de nosotros.

Pasa que quizás, no nos da la gana de perder el tiempo buscando acercamientos para alguna explicación con la que seguramente nos iremos igual de vacíos a cómo llegamos.

Pasa que a eso que esas personas le llaman orgullo, nosotros lo llamamos dignidad y que sí existe una diferencia marcada por una delgada línea entre perder el orgullo y perder la dignidad.

Veamos; el orgullo se pierde cuando no queremos perder a alguien que amamos. Que sabemos que tan valiosa es esa persona, por lo mucho que aporta a nuestra vida, por como nos hace una mejor persona. Que te demuestra lo importante que tú eres en su vida porque te da prioridad.

La dignidad la pierdes cuando decides dejar de quererte a ti mismo por querer mantener en tu vida a alguien que no te quiere, que no te aporta, que no te valora y que no te da prioridad.

Entonces conozcamos la diferencia y no le llamemos orgullo a lo que es simple y sencillamente dignidad. No hay mayor contrincante que aquel que tiene amor propio. Por amor a otro pierdes el orgullo, pero por amor propio JAMAS pierdas la dignidad. Porque no hay necesidad de rogar ni mendigar amor y atención de nadie. Hay que aprender a irse con la frente en alto cuando sabes que ya estás de más.

Existen 7 billones de personas en el planeta, ¿bastantes no? Como para andar esperando y rebajando tu dignidad por alguien que no te quiere como tú sabes que te mereces.

 

“La dignidad tiene un precio muy alto y los dignos no aceptamos rebajas” – Anónimo

BzPQeK4IYAEunJJ

Suerte

Cuídate

y se feliz.

2 comentarios en “El Orgullo – vs – La Dignidad en el amor

Los comentarios están cerrados.