¿Porque necesitamos amar?

¿Para que amamos? ¿Acaso es para compartir lo que tenemos para dar, con otra persona? ¿Para tener complicidad y confianza con alguien? ¿Para sentir lealtad y apoyo? ¿Para disfrutar de una sana intimidad?

¿Y cuando no somos correspondidos, qué? ¿Y cuándo nos decepcionan? ¿Cuándo vamos volando por los aires de la ilusión y de pronto de la nada caemos desplumados y sin paracaídas? ¿Cuándo aquello hermoso que nos llenaba se convierte en un inllevable vacío?

¿Porque amamos entonces? Creo que todos en algún momento de nuestra vida, sea antes, durante o después de una relación nos hemos hecho algunas de estas preguntas.

Es verdad que el amor es la energía que mueve los corazones del mundo. En efecto el amor es la droga natural más sanadora que existe. También es cierto que cuando amamos todo es más bello, más simple, más posible. Un encuentro al otro lado del mundo, ¡es como un viaje en auto bus! ¿Cuál es el problema?… No hay dinero ¡Pues lo consigo!…Tengo que trabajar y no he dormido pero quiero verla, ¡dormiré cuando muera!… Así somos, ¿no es esto cierto?

Entonces cuando deja de ser bello, simple y posible, ¿acaso deja de ser amor?

Creo que el concepto del amor moderno está matando las esperanzas de los que queremos amar de verdad. Los que estamos dispuestos a darlo todo por amor. Los que nos gusta decir y demostrar lo que sentimos porque somos transparentes y no tenemos motivos ocultos para mantenernos con esa persona. El problema está en que cuando uno de los dos está siendo real y sincero el otro está esperando a ver que dice de más o hace de menos para devaluar sus méritos, no porque la otra persona se lo merezca sino porque el mismo no se siente merecedor de un amor así. Y entonces lo sabotea, no solo lastimándose a sí mismo, también lastimando profundamente a ese otro ser que estaba dispuesto a muchas cosas por ese amor.

Qué triste sociedad en la que vivimos hoy en día, que no somos capaces de amarnos a nosotros mismos lo suficiente como para darnos cuenta cuando alguien nos está amando de verdad y valorarlo. ¡Se necesita sanar y mucho! ¡Y pronto! ¡Pero sanar desde el corazón, desearlo con todas tus fuerzas!

He escuchado muchas personas, entre esas algunas amistades, inclusive ex – parejas decir que no han tenido suerte en el amor. Que no logran encontrar a la persona correcta, y en algunos de los casos que conozco directamente, me he dado cuenta que son ellos mismos sus talismanes de mala suerte, son ellos los que se limitan amar ¡Le temen al amor, le huyen cuando les demuestran amor y sienten que deben corresponderlo! Inconscientemente lo hacen, pero lo hacen todo el tiempo. Sabotean sus propias oportunidades de relaciones sanas y felices, por cosas banales; por dinero, por trabajo, por otras personas, por tiempo. Es cierto que todas esas otras cosas son importantes y necesarias también. Pero hay que ser coherente con lo que decimos y hacemos. Si pides una relación estable, sana y duradera, es tu responsabilidad cuidarla, darle el tiempo que se merece y necesita para crecer y fortalecerse. Inyectarle experiencias, momentos, recuerdos sólidos para que esa relación soporte las adversidades que llegaran después. Hay que considerar las necesidades de la otra persona y llegar acuerdos respetuosos, justos y razonables para ambos. Se necesita compresión y compromiso de ambas partes. Si no eres capaz con eso, no pidas, ni te metas en una relación que no vas a poder mantener, que no vas a poder horrar. No le hagas creer a la otra persona que darás tu todo, cuando en realidad tus prioridades son otras. ¡No seas egoísta!

Y si eres la otra persona que está sufriendo esta situación. Es duro yo lo sé, pero si eres objetivo te darás cuenta que desde el otro lado del velo puedes verlo todo, está claro y aunque es muy triste verlo, necesitas caer en cuenta de la realidad. La realidad es que no puedes ni debes hacer nada. Tú no eres salvador de nadie más que de ti mismo. Y mucho menos de una persona que no quiere ser salvada. El amor todo lo puede es cierto, pero solo cuando el otro lo entiende, lo acepta. De lo contrario, estás perdiendo tus energías, tu tiempo, tu vida. Mejor retírate lo más pronto posible. Deséale suerte y déjalo ir con amor.

Si siempre corremos el mismo riesgo a la perdida, al abandono, a la decepción, a caer en ese juego ridículo en el que nos quieren meter, cuando decidimos lanzamos a la aventura del amor. ¿Porque lo seguimos haciendo? ¿Porque necesitamos amar?

Precisamente por eso, porque lo necesitamos. Amamos porque esa es nuestra naturaleza, esa es nuestra esencia. El amor es nuestro mayor deleite, es nuestro éxtasis, es lo que nos conecta con lo que realmente somos, energía. Cuando amamos nos sentimos ser nosotros mismos y al mismo tiempo pertenecer a un todo. No existen fronteras en el amor, donde termino yo empiezas tú y así nos vamos uniendo los unos con los otros en una malla cósmica de energía que corre, que pulsa, que vibra, que brilla, que crea y que vive. Venimos de la fuerte divina del UNO, de la creación que es amor puro y está en todas partes del universo. El amor es el sentimiento más fuerte y más soberano que existe. Todos lo cargamos dentro, todos lo sentimos, todos lo sufrimos y de la misma manera todos lo transmitimos. Amamos para encontrarnos a nosotros mismos, para identificarnos y para reconocernos. Sin amor, esta experiencia no tendría sentido, no tendría deleite, no tendría profundidad, no tendría recompensa.

La próxima vez que estés pasando por una experiencia de dolor, de decepción, de perdida en el amor… pregúntate lo siguiente “¿He dado todo lo que puedo dar en esta relación? ¿He aprendido lo que necesito aprender de ella? Si la respuesta es sí, siéntete tranquilo y sigue tu camino. Tú no eres responsable de nadie más que de ti mismo. Vendrán otros amores, otros encuentros. Vendrán otras oportunidades, otras recompensas y de nuevo podrás demostrar lo mucho que tienes para dar. Solo debes confiar en que así será y fluir.

Mientras tanto; amate tú, compréndete tú, acéptate tú.

Namaste

5 comentarios en “¿Porque necesitamos amar?

  1. Ricardo dijo:

    Impresionante, pero muy cierto pero para decir es porque lo has vivido y lo has sufrido, si se ama verdaderamente tiene un inicio pero no tiene fin, mi deseo es solo llenar a la persona que amó con esta bellísima e energia, realzar sus virtudes y vivir sus defectos, ni desear cambiarle, en vez deseó mejorarle, pero este tema es demasiado largo para escribirlo, solo deseo que las personas entiendan que para mi la palabra amor y amistad son sagradas, no deben ser dichas a la ligera.

    Le gusta a 1 persona

  2. Medina Rigo dijo:

    Esto esta escrito como un sinopsis de el amor en nuestras vidas. Nos hace reflejar en el comienzo de enamorar a una persona. Es buen recordatorio de no caer en la rutina y dejar de amar. Empieza con ti mismo, y amate primero.
    Muy bien compuesta esta escritura! Muchos aplausos!

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.