¡Ha llegado el tiempo!

Ha llegado el tiempo de cerrar ciclos y de ver las cosas tal y como son
Ya no hay filtros que sirvan para ocultar la verdadera esencia de una persona
Ya nos mostramos tal y como somos y a veces esto nos resultara impactante
Las intenciones son patentes, los miedos son indudables, las inseguridades son evidentes
Y ahora nos toca verlas de frente.
Las falsas amistades se desvincularen solas y sin que las despidas,
porque simplemente ya no se sienten capaces de mantener su fachada ante ti.
Los amores tóxicos se enferman tan rápidamente que culminan y perecen antes de que gemine algún apego de tu parte.
Las palabras no respaldadas por acciones pierden completamente su valor y se desvanecen en el aire junto con la persona que las pronuncio.
Los sentimientos reprimidos ve vuelven imposibles de enfrascar y contener
Lo bueno, lo malo y lo intermedio tendrá que ser dicho más temprano que tarde
Lo oculto sale a la luz y deja en evidencia su convergencia
Estos son los tiempos de conexión con tu tribu y con la madre naturaleza
De indagar en el cosmos que existe dentro de ti
De encuentros agendados y destinados desde hace eones
Y de aquellos afectos que crecen y se intensificaran con cada interacción
Es tiempo de soltar los miedos y todo lo que nos pesa,
de vivir el eterno presente y pensar con el corazón
Llego el momento de hablarnos a nosotros mismos
De mirarnos fijamente al espejo y decirnos la verdad sin tapujo
De resaltar nuestra belleza interna, más que nuestra belleza externa
De perdonarnos y reconocernos como seres en evolución y progreso
Es momento de abrir la puerta a la inquietud del no saber pero si percibir
De abrir tu mente a todas las posibilidades que existen en el universo
Es el momento de sentirte lleno de ti, de tu amor, de tu comprensión, de tu innata sabiduría.
De poner tus dones y habilidades al beneficio propio y de los demás
Es el tiempo de brillar con luz propia, de expandir esa luz hasta los lugares más oscuros del mundo
Es tiempo de creer en el poder de lo intangible, en la magia de un pensamiento, en fuerza de una intención
De meditar con propósito, de visualizar con magnetismo, de orar con certeza.
Este es el tiempo de la gran congregación de las almas afines, que unen sus lazos de amor y de hermandad.
De sanar vínculos familiares actuales y ancestrales, de introspección y de anhelo al balance del todo
Ha llegado el tiempo de decir ¡presente! de darle la mano a alguien que ha tropezado,
de secarte la lágrima y de brincar con entusiasmo hacia lo ineludible.
Con este año 2020 también viene la visión 20/20, ya que lo que ves es lo que es.
Así que no te demores mucho en tomar acción, lo que sea que quieras, lo que sea que anheles, ve por ello.
y déjate guiar por tu intuición que está ahí para ayudarte.

 

 

“Tú eres polvo de estrella, el universo está dentro de ti, déjalo que brille”