¡yo lo llamo solo amor!

he llegado al momento
de entregarme a mí misma
la certeza que me inunda y me abrace la confianza de quien soy
de saber lo que valgo, lo que hablo, lo que soy,
de mirarme al espejo sin temor.
de sentirme yo misma la dama y ama de mis emociones
de no culpar a nadie más por quien soy.
he llegado al momento de tomar mi propio mando
de no aceptar rebajas ni descuentos del amor.
he llegado al punto de sentirme libre
de cantar muy alto el lema de la vida,
de bailar a mi propio ritmo,
y de no importarme lo que piensan, si me aceptan o si no.
de poner los límites y de acceder solo cuando me nace.
de besar porque me place,
de gozarme hasta desnuda,
de reírme de mi misma,
de amarme tal y como soy.
he llegado al instante,
de enfrentarme con firmeza a lo injusto,
de mirar con empatía a mis hermanos
y de llorar por su dolor.
he llegado al punto de no retorno,
de sentirme autónoma y que me guste
de jurarme a mí misma nada menos que lo mejor.
Quizás suene a osadía, quizás luzca como demencia
pero yo lo llamo solo amor.

2 comentarios en “¡yo lo llamo solo amor!

Los comentarios están cerrados.